A finales de los 70’s, PHILIPS había producido un CD de 11.5 cm de diámetro al que le cabían 60 minutos de audio, pero el presidente de Sony Norio Ohga les reclamó que su formato era «tan limitado que ni siquiera se podría grabar una obra completa y mucho menos la novena sinfonía de Beethoven«.

De ahí, se cree que Philips tuvo que agregar medio centímetro más al disco para alcanzar los 74 minutos que dura precisamente la 9na sinfonía.

Varios años después, la capacidad se aumentó a 80 minutos y hoy a 26 años esos 80 minutos ya se sienten bastante limitados.