hofmann.jpgAlbert Hofmann, ahora con 102 años es «La prueba viviente de que el LSD no hace daño», es quien descubrió estos ácidos en 1943. En una entrevista que se realizó hace casi 10 años pero que apenas fue traducida al español, Hofmann confieza que en realidad ni el mismo pensó que el LSD podría ser un estupefaciente, al principo se pensaba como experimental en psiquiatría porque el «aparato sensorial y emotivo se torna extremadamente reactivo». En algún momento de la entrevista también comenta:

«Tengo la profunda convicción de que el hombre sólo puede hallar su felicidad volviendo a unas condiciones de vida lo más naturales posibles. Pienso, por tanto, que en todo lo que se hace hoy en el plano económico, social y político habría que preguntarse cada vez si contribuye a la felicidad del hombre».

La nota completa es muy interesante, ojalá se puedan dar una vuelta.

Enlace: Albert hofmann, el rey del ácido | Vía Menéame