Debido a las escasas ganancias que ha tenido la industria discográfica, el IMPI (Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial), pretende revisar -casi- todos los ciber-cafés de la ciudad de México, para buscar en las computadoras archivos descargados (.mp3, .wma, videos… ) con derechos de autor, o que los clientes puedan quemar discos con música «ilegal»… … en caso de encontrarlos se castigará al dueño del establecimiento, no al usuario o cliente, haciéndolo pagar una multa hasta 20 mil salarios mínimos o lo que es lo mismo un millón de pesos. Se supone que antes de hacer esos «operativos» les entragarán a los administradores un manual con las reglas de los ciber-cafés (como advertencia), para después llegar a cortar cabezas.
Éstas medidas las tomaron después de ver que los mexicanos descargan unas 34 millones de canciones a la semana, me pregunto como es que lo miden?…
… En fin en el nombrado manual, nos dicen:

No permitas que se almacene, intercambie, descargue, se copie, se queme, ni se venda música robada en tu cyber-café, porque es PIRATERÍA!!

… ok.. entonces los administradores de los cyber-cafés deben bloquear una cantidad exagerada de puertos para que sus clientes no puedan hacer absolutamente NADA??.. o supongo que ahora hay que usar las computadoras con un guardia tras nosotros revisando que NO se haga nada indebido? …

La noticia en El financiero, Excelsior, el Manual