«Siempre hemos sido un tanto presuntuosos, la mayoría de nosotros: sentiremos que perdimos y no trabajaremos jamás para Microsoft.«. Y es que no hay nada más divertido que odiar a los de Redmond.