Como no podría ser de otra forma, Apple aprovechó la medida drástica de Microsoft de «invertir» 300 millones de dólares en publicidad, para burlarse y preguntándose si ńo hubiera sido mejor gastar el dinero en el desarrollo