Esta, y un par de imágenes más, forman parte de la inteligente campaña «Don’t let them settle in» (No dejes que se asienten) del fabricante de trampas para cucarachas Ridsect RoachTrap con base en Malasia. Donde, aunque primera vista el patrón que forman las manchitas cafés en la pared se ve muy bonito, pero al mirar de cerca y ver que se trata de cientos de cucarachas, resulta bastante desagradable.

Enlace: Don’t let them settle in | Vía: Neatorama