Una secundaria de Camden-Rockport de Maine, E.U. ha añadido un enunciado más en su reglamento, y es que un grupo de segundo de secundaria popularmente conocido como los «escapados» empezó con un juego en el que se tiraban pedos expulsaban unas 16 flatulencias al día cada uno, para molestar a sus compañeros.

Ahora será motivo de dentención a todo aquel que se «desahogue» intencionalmente en el salón.

A ver si les da resultados, porque nadamás hace falta que prohíban algo para que nos den ganas de hacerlo, tal vez sería más efectivo que retiraran los frijoles y demás legumbres de su dieta.

Enlace: Middle school issues ‘ban’ on intentional flatulence | Vía: Neatorama