Una abuelita de 88 años de Ohio fue arrestada (bajo el cargo de «hurto») porque se negó a devolverle el balón de fútbol a un niño.